Genaro Bautista

Cómo saber si estás viviendo una vida que no es la tuya y consejos de cómo solucionarlo

Todos soñamos con vivir la vida llena de libertad y placer. Sin embargo, llega el momento en el que tenemos que aceptar la vida de manera realista y lógica incluso sobre lo que nos dicen o dijeron nuestros padres o medios de comunicación. Es entonces que comenzamos a adoptar actitudes ajenas, buscando crear una vida dentro del promedio sin construir una propia que se torne única e interesante.

Charlamos con Genaro Bautista, líder de Creando lo Posible, firma asentada en Chilpancingo, Guerrero y nos platicó que nunca es tarde para cambiar el curso de nuestras vidas, lo más importante es querer cambiarla.

Bautista Urias, nos platicó sobre algunos signos de advertencia que te harán saber que no estás viviendo tu propia vida, y te da unas recomendaciones sobre cómo remediarlo.

1. Te gusta criticar a las demás personas

¿Te molesta tu excompañero de clase que decidió cambiar de profesión y ahora ha alcanzado más éxitos sin una educación superior? ¿O tu amigo que inesperadamente se convirtió en blogger y ahora viaja constantemente, y todos lo reconocen por las calles?

Tal frustración frecuentemente oculta envidia, y la envidia nace de un sentimiento propio de falta de realización. Esto no necesariamente significa que tú mismo quieras convertirte en blogger o en freelancer. Existe una irritación general por el hecho de que otras personas encontraron el camino de su propia vida, han logrado éxitos y disfrutan de la vida. ¿Y tú por qué no lo intentas?

2. Te aburres

¿Te aburres en el trabajo, te aburres con tus amigos cercanos, el aburrimiento te vence incluso en las vacaciones? Una sensación de aburrimiento es un signo confiable de que no estás aprovechando tu potencial al máximo. Tú simplemente no has definido tus intereses y no has seleccionado tu verdadero camino en la vida. Los intereses de las personas de tu alrededor no van contigo, y por eso, te aburres con ellos.

3. El entusiasmo de los demás te molesta o te causa tristeza

En un trabajo que no te gusta, tarde o temprano, empezarás a enojarte con tus colegas o tu jefe, no querrás trabajar en equipo o completar una tarea, y tus amigos poco interesantes comenzarán a provocar agresión en ti, ya que la apatía y la ausencia de interés con los de tu alrededor oculta detrás de ti la ira, el sufrimiento, la emoción y la tristeza debido a la imposibilidad de lo que deseabas.

4. Tienes una sensación de que no todo va bien

Existen períodos en los cuales todo lo que haces fracasa, la expectativa no se justifica y el deseo no se vuelve realidad. Sin embargo, si este período se prolongó, se tiene que reflexionar. Alguien llama a esto una mala racha, pero la realidad de esto es que es una señal de que es hora de cambiar tu vida.
Cuando una persona comienza a hacer algo que realmente ama, crea una vida que le trae a él placer y todo va con mayor facilidad.

5. Prefieres ir por un camino complicado para lograr éxitos

Si deseas cambiar de profesión o mudarte a otro país, y en tus pensamientos comienzas a construir demasiadas etapas y un camino difícil para lograr el objetivo principal, esta es una clara señal de que no vives tu propia vida.
Tienes un tabú psicológico para la realización de tus objetivos. Por eso, el camino al éxito se hace más largo y difícil para confundirte en el camino y que decidas que es un objetivo irreal.

6. Trabajas mucho pero no alcanzas las alturas

Nosotros consideramos que, si trabajamos mucho, entonces se puede lograr rápidamente el éxito. Pero si no haces exactamente lo que te gusta en realidad, lograr tus objetivos será difícil. Si trabajas duro para la satisfacción de los demás y no para la tuya, entonces no vives tu propia vida.
Si en tu trabajo no hay creatividad y no te causa entusiasmo, los resultados siempre serán decepcionantes. Concéntrate en el trabajo que te cause placer y, entonces, tendrás todas las oportunidades para ser feliz y exitoso.

7. Te parece que la vida pasa de largo

Si sales del trabajo con una sensación de alivio y completa libertad, esperas poder regresar a casa temprano y te gusta estar solo, entonces es una señal de que es hora de cambiar algo. Si existe la sensación de que la vida real está sucediendo donde tú no estás, y quieres evitar a tus conocidos y amigos, entonces quiere decir que tú no encuentras sentido en lo que estás haciendo. Es necesario prestar atención a la sensación de incomodidad y llegar a las conclusiones adecuadas.

8. No te gusta arriesgarte de más

Cuando vives de acuerdo con las reglas de las demás personas, intentas mantener las opciones seguras. Posiblemente, las personas digan que tus sueños son difíciles o completamente imposibles. Pero, ya que ellos también tienen sus propios intereses y actitudes, solo tú sabes lo que realmente te puede hacer feliz.
Si siempre prefieres la opción segura al elegir educación, profesión, viajes, las personas de tu alrededor, etc., puede ser de ayuda para evitar el dolor, la desilusión y la vergüenza, pero nunca conseguirás una verdadera sensación de felicidad y éxito. En realidad, no puedes realizarte como persona y conseguir verdaderos éxitos si no te arriesgas.

9. El estatus y el dinero son tus principales criterios de éxito

El dinero es necesario para la vida, el elogio por parte de los colegas y las personas cercanas es importante para la autoestima. Sin embargo, para las personas que eligen un escenario ajeno de vida, los logros oficiales se convierten en el principal criterio de éxito y traen una mayor alegría.

Los bienes de lujo, los viajes costosos, un alto salario son necesarios para causar envidia en los ojos de las personas de tu alrededor. Las personas que han encontrado su propio camino también necesitan dinero y elogios, pero para lograr una autosatisfacción, esto no es suficiente: en primer plano, está el deseo de realizar su propio potencial y establecer objetivos.

10. Tienes dependencia

¿Piensas que te tranquilizas y te sientes mucho mejor después de una caja de donas o un par de copas de vino? La dependencia hacia la comida, el alcohol, la televisión o las compras son una clara señal de que tú no vives tu propia vida.

Una persona que entra en la dependencia huye de la realidad. Resulta que la realidad de tu alrededor en ese momento no te satisface.

Unos cuantos consejos para aquellos que quieran cambiar su vida para bien

Descubrir que no vives tu propia vida puede ser incómodo y aterrador. Pero nunca es tarde para encontrarte a ti mismo y regresar al camino correcto. No vale a la pena gastar tu valioso tiempo en una vida aburrida y nada interesante.

Sé honesto contigo mismo. Hazte esta pregunta: ¿qué es lo que realmente te apasiona y te hace feliz? ¿Qué harías en este momento si no tuvieras que preocuparte por el dinero? Posiblemente, una respuesta con franqueza te sorprenderá y cambiará tu vida hacia la dirección correcta.

Frecuentemente, nuestra vida está llena de comunicación y asuntos innecesarios que quitan nuestras fuerzas. Por eso tiene sentido intentar eliminar de tu vida gradualmente los factores más desagradables y que son responsables de quitarte tus fuerzas. Corta el contacto con conocidos poco agradables o encuentra la voluntad para no tomar más trabajo innecesario para hacer en casa.

Intenta preguntarte qué es lo que quieres en este momento. Por ejemplo, ¿qué es lo que en realidad quieres comer para cenar y qué es lo que quieres hacer en tu día libre? ¿Realmente quieres ir a ese cumpleaños al cual te invitaron o solo lo haces por cortesía?

Ocúpate de las actitudes familiares: Pregúntate ¿hago esta carrera en este campo porque en verdad lo quiero o por qué mi mamá así lo quiere? No vale la pena dejar que las decisiones sobre tu vida caigan en manos de tus familiares o seres queridos.

Leave a Comment